Blog

Pies Limpios

Tiempo de Lectura: 1 minuto

Nos encontrábamos en el piso subversivo donde viven algunos de nuestros hermanos que practican Parkour. De repente fuimos interrumpidos por la visita de dos jóvenes (un chico y una chica) que entraron en el salón donde nos encontrábamos.

Justo estábamos teniendo nuestro Grupo de Crecimiento, concretamente contestando preguntas comprometidas acerca de como estábamos viviendo nuestra fe en la vida cotidiana.

Pensamos que lo apropiado era no seguir contestando las preguntas, ya que estas son comprometidas y es por ello que se realizan en grupos pequeños y con personas del mismo sexo, sin embargo, nuestros hermanos “parkurianos” nos miraban con caras de que debíamos seguir con nuestro objetivo aun con la visita presente.

Así lo hicimos; les explicamos que éramos cristianos que buscamos vivir nuestra fe en la vida diaria y que precisamente por eso cada semana evaluamos nuestras vidas juntos, con el fin de ayudarnos a seguir el Camino de Jesús.

Fue una sorpresa comprobar que nuestros visitantes decidieron participar en el grupo contestando ellos mismos las preguntas con gran sinceridad. La chica dijo: “tengo una pregunta para vosotros, ¿por qué creéis en Dios?”, nosotros también teníamos una pregunta para ella “¿por qué no crees en Dios?” Después de reconocer que realmente no tenía muchas razones para no creer, le expliqué que es en la propuesta de Jesús para nuestras vidas donde he encontrado que creer en Dios tiene sentido… Mi amigo se levantó y volvió con un cubo lleno de agua, se arrodilló y le lavó los pies a la chica mientras le contaba que su razón para creer en Dios estaba relacionada con lo que Jesús hizo un día con él. El chico nos compartió momentos en los que Dios se reveló a su vida a través de su abuelo, y acabamos orando por aquellos dos jóvenes visitantes mientras manifestaban lágrimas y gozo en sus rostros.
Esta es una de las muchas historias que pudiéramos compartir, lo cierto es que estamos comprobando cada día que si aligeramos nuestros equipajes para colaborar con Dios en la restauración de un mundo roto, sin darte cuenta acabas liberado de eventos, programas y actividades y ligero para saltar a un mundo de aventuras apasionantes.

Paz

Rubén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *