Blog

Niños y Comunidad

Tiempo de Lectura: Menos de un minuto

Cuando la comunidad no se basa en eventos y programas, el discipulado de los niños queda más claro que corresponde a las familias. Los momentos de encuentros, al ser informales, pueden incluir comer, cantar, compartir sobre nuestras lecturas bíblicas y también jugar con los más peques.

Desprendernos del dualismo sagrado/secular implica reconocer lo sagrado que es el juego de los niños, que además es la principal manera en la que ellos se relacionan, exploran y se desarrollan a ciertas edades.

Lo normal es que mientras oramos y compartimos de la Biblia, los niños entran y salen del espacio y aun interrumpen, pero siempre, hagan lo que hagan, nos dan la oportunidad de aprender de ellos, porque de los tales es el Reino de los Cielos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *